miércoles, 24 de agosto de 2011

Tiempo como cicatrizante natural.

Pensaba que no tenía razones, pero ahí estaban. Tu sonrisa iluminando mis días tristes, tu magia tanto metafórica como no, por tus collares que me hacían volverme más loca aún, por la sociedad de la que no formabas parte, por darme una parte de tu mundo, por ser la única persona con aquellas lágrimas dulces.
Y es que lo habría dejado todo por respirar el mismo aire que tú, pero aquí me tienes, sin oír la música de tus te quiero, y sin ser tu princesa de cuento.
Me ha costado mucho recuperar la cordura, no sé si quiero que esto vuelva a suceder. Pero ahora vuelves, por tercera vez, y espero que última. No hablemos de que a esta irá la vencida, porque eso he hecho yo, vencer. O vencerte.Que el tiempo lo cura todo, hasta las noches tirada en la cama hasta las mil, las lágrimas que ya no quedan, las sonrisas que perdí, y hasta el no escuchar tu voz.
Se acabaron esos intentos fallidos de saltar del tejado y volar.
Hoy digo por fin adiós a mi autocontrol, sensaciones a flor de piel, bienvenidas seáis.

ESTABA CLARO QUE NO PODÍAMOS SER AGUA.

3 comentarios:

  1. ¡Me encanta! ¡Escribes genial, enserio! :) Te sigo, me sigues tú a mí? :) Pásate por mi blog si quieres, te espero! Un beso <3
    http://frasesporcompletar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a las dos :) ahora me paso por vuestros blogs, beeesitos <3

    ResponderEliminar