lunes, 5 de diciembre de 2011

Deshojando margaritas.

Tarde o temprano tendría que enfrentarme a esto. No me gustan las miradas de esa gente, ni lo que dicen tan bajito. Date cuenta, no quieren que los escuchemos. Pero me da igual. Ahora lo único que importa es el momento, que estemos tú y yo, que pase el tiempo volando, que sigan las tardes y vengan miles más. Vale la pena dejar todo eso atrás. Siempre me había importado demasiado, pero que bonito es vivir con amor. No saben lo que se pierden. Deberían salir y buscarlo, y gritar si no lo encuentran. Y ya hablo de amor... No, no creo que sea para tanto. Es igual, que sea lo que tenga que ser. Será. Seguramente es demasiado bonito para ser cierto, pero déjame que siga disfrutando de esto.

1 comentario: